Saltear al contenido principal

Para conocer sobre el equipo de unavozmas.org haz click aquí

Juan Endara presenta un trastorno del habla o lenguaje, caracterizado por una interrupción en el flujo o ritmo del habla, tartamudeo o falta de fluencia, el cual fue ocasionado por una lesión cerebral sufrida a tan sólo 5 meses de nacido. 

Durante sus primeros años y hasta la adolescencia, tuvo que pasar interminables horas haciendo terapias físicas, ocupacionales y de lenguaje para su rehabilitación, las cuales tomaba en las tardes, después de llegar exhausto de la escuela.  Por tal razón, al llegar a casa después de una larga jornada escolar y de terapias, su disposición para hacer sus tareas no era la mejor, lo que redundó en un bajo rendimiento académico que le impedía cada vez más nivelarse con sus compañeros de grupo.

En los planteles educativos en donde cursó la primaria y los primeros grados de bachillerato, nunca hubo programas de educación inclusiva que ayudaran en su aprendizaje y socialización, lo que ocasionó falta de motivación y bajo rendimiento académico. 

Cuando se mudó a Miami, a la edad de 14 años, muchos en el sistema educativo subestimaron su potencial y habilidades, confundiendo su discapacidad física con una discapacidad cognitiva.  Como si fuera poco, por esta misma discapacidad, tuvo que enfrentar episodios de acoso y actitudes excluyentes, tanto de estudiantes como de maestros, lo que dificultó aún más su rendimiento académico, ubicándolo siempre en una posición de desventaja. ´

Una vez finalizada su jornada frustrante y desalentadora en el colegio, se debía enfrentar con el cumplimiento de una  cantidad de tareas y talleres escolares, que para él, era imposible sacar adelante solo, pues su madre, quien llegaba tarde del trabajo, no disponía de las herramientas necesarias para ayudarle por no dominar el idioma inglés. 

Así las cosas, él y su madre se veían frustrados y sin muchas opciones que les permitiera encontrar una salida, ya que cada vez era mayor el atraso, y ante el acoso y el impedimento para expresar sus problemas a los profesores, empezó a tildársele de conflictivo, persona problemática y con frecuencia era expulsado de clases. Finalmente, fue puesto en un programa de Educación Especial en donde las oportunidades para ingresar a la universidad, eran nulas.

Por tal situación, tuvo que regresar a su país de origen y validar la educación bachiller, para así poder ingresar a la Universidad Internacional de la Florida (FIU), en donde obtuvo el título de Periodista.

Pero su capacidad de lucha fue más fuerte, y en el otoño 2017, fue aceptado para comenzar el Programa de Maestría de Periodismo en Español en FIU, obteniendo en su primer semestre, un promedio de 3.6 en una escala de 4.0.  También fue asignado como vicepresidente del club de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos en la escuela de periodismo de Florida International University, el cual se inauguró recientemente.

Juan comenzó  el proyecto “Unavozmás.org.”  Como un proyecto personal, pero gracias al profesor Alejandro Alvarado, Director del programa académico de la maestría que cursa, esta página se ha convertido en una propuesta del programa de Maestría de periodismo en español de la Universidad Internacional de la Florida.

Con sus vivencias, tenacidad y deseo de superación, Endara anhela comenzar un programa de entrenamiento para maestros, directores de juntas escolares, estudiantes y padres en áreas de alta presencia de inmigrantes, respecto al tema de discapacidad e inclusión.

Un factor preponderante es que los padres inmigrantes con niños con discapacidades, no conocen sobre sus derechos y no saben cómo defender a sus hijos en casos de negligencia. Esta situación la experimentó reiterativamente Endara, por lo que le gustaría compartir sus vivencias y aprendizajes con docentes y líderes educativos, para que de esta manera puedan cambiar su disposición acerca de la discapacidad, logrando así, que sean más solidarios y brinden apoyo adicional a este tipo de estudiantes. 

Con su propuesta, pretende comenzar a visitar escuelas desde jardín de infantes a doceavo grado, colegios y universidades en áreas de alta presencia de inmigrantes, para realizar talleres y entrenar tanto a escuelas como a maestros sobre programas de inclusión, lo que les permitirá estar mejor preparados para ayudar a los estudiantes, respecto a sus necesidades adicionales. Así mismo, a través de sus investigaciones y entrevistas, generar conciencia de que un bajo rendimiento académico, no solo ocurre por tener capacidades diferentes, sino también por falta de implementación en una educación inclusiva y al desconocimiento por parte de maestros y alumnos sobre cómo ayudar a quien presenta una condición diferente

Al dejar atrás todas esas experiencias negativas y lograr el éxito académico, Endara desea ser una evidencia de que la discapacidad no es el principal obstáculo para alcanzar el éxito académico, sino que el entorno, las Instituciones Educativas y la reacción de las personas ante la discapacidad, son factores que tienen una incidencia mayor.  Él espera con su aporte,  generar un cambio en donde las personas con discapacidades, cuya voz es silenciada por la indiferencia, y con unos padres en posición de desventaja para defenderlos, encuentren el apoyo necesario para  lidiar con personas abusivas, que se aprovechan de su poder.

Volver arriba