Saltear al contenido principal
Entrevista – Maribel Carreño – La Educación Inclusiva

Entrevista – Maribel Carreño – La Educación Inclusiva

Maribel Carreño, Psicóloga & Directora Del Centro De Bienestar En La Universidad Javeriana, habla sobre el trabajo que realiza La Universidad, respecto a la Educación Inclusiva.

Maribel Carreño, psicóloga de profesión, es la Directora del Centro de Bienestar  en La Universidad Javeriana. Ha estado involucrada en el proceso de inclusión en la educación, tema que según ella, ha sido bien acogido por la universidad desde hace varios años.

Según Carreño, esta universidad ha manejado el tema de la inclusión bajo tres importantes temáticas: Etnias, vulnerabilidad socio-económica y discapacidad.

En la medida en que se incorpore en las actividades de la universidad este fundamental tema y se implementen clases para informar y educar mejor a los futuros profesionales, las presentes y futuras generaciones tendrán una perspectiva más abierta y serán más sensibles hacia los diferentes aspectos humanos.

Carreño explica que la universidad comenzó a trabajar desde largo tiempo atrás para promover las vías de inclusión.  En este proceso, han ido comprendiendo que la discapacidad es un tema que se debe abarcar desde una perspectiva mucho más amplía, ya que la discapacidad se puede presentar de diferentes maneras: deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, y a estas personas que las padecen, al interactuar con diversas barreras, se les puede dificultar su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.

El proceso de inclusión se implementó al conformarse un comité en la institución, con el propósito de incorporar como prioridad en sus actividades, la atención a los excluidos, la promoción de la justicia social, el respeto a las diferencias personales, en el que el propio Ministerio de Educación ha hecho seguimiento al proceso. –  Maribel Carreño.

Aunque en muchas ocasiones las personas con discapacidades tienden a estar expuestas a vivir episodios de discriminación, Carreño dice que dentro de la comunidad Javeriana, no ha habido reportes que indiquen este tipo de conductas en los alumnos.  “En caso de que este tipo de situaciones ocurran en el aula de clase, algo tiene que estar fallando en cuanto a la relación entre los alumnos y el maestro”, dijo. “Las situaciones no son ajenas al contexto”, agregó.

Sin embargo, Carreño asegura que el efecto sancionador no tiene mucho sentido, porque por más que se castigue por una conducta, si no hay un interés genuino por acercarse y aprender sobre discapacidad, no va a haber un verdadero acercamiento.

“Puede haber una sanción, pero si el estudiante continúa asumiendo lo mismo, esa conducta va a replicarse todo el tiempo”, dijo.  “Si yo no hago un ejercicio realmente de revisión de mi concepción, no hay castigo que sirva”, concluyó.

Otro desafío que se puede presentar ante La Educación Inclusiva, es cuando un maestro relaciona un bajo rendimiento académico con la discapacidad del estudiante.  Para evitar estos malos entendidos, Carreño dice que para que no se atribuya un bajo rendimiento a la discapacidad, debe haber un trabajo que no solo sea competencia del maestro.

“Es una responsabilidad que también le compete al estudiante”,  expresó.  “Si el estudiante con discapacidad logra tener un acercamiento con el maestro, es más fácil que éste pueda ayudar”.  

Es un reto poder encontrar un punto medio, en donde se le exija al estudiante con discapacidad, el mismo nivel que a los demás, sin que esto ponga en desventaja al estudiante por su condición. “No se puede pasar al estudiante sin que tenga unas competencias en el campo”, dijo. “El asunto no es si tienes las competencias, sino como llegas a adquirir esas competencias”.

Se sabe que la educación es un reto difícil y que una persona con discapacidad, tiene que esforzarse doblemente debido a que la competencia puede generar ciertas tensiones entre los estudiantes, pero según Carreño, los estudiantes con discapacidad que ingresan a la universidad, no se sienten discriminados.

El hecho de que una persona con discapacidad ingrese a un plantel universitario, sirve como fuente de inspiración para otros estudiantes, lo que motiva a la universidad para implementar políticas y apoyar mediante la educación inclusiva, el esfuerzo de estas personas que quieren salir adelante.  “Muchos estudiantes han venido a mi oficina, porque quieren saber cómo pueden ayudar a sus compañeros con discapacidad”, dijo.

Estas políticas se traducen en un beneficio tangible para todos los miembros de la comunidad javeriana, en donde la relación profesor-alumno, encuentra una oportunidad de consolidarse a través de la aceptación de las diferencias.  Es importante enseñar a los estudiantes de Pregrado y Postgrado el concepto de inclusión social de la persona con discapacidad, para lograr una sensibilización y que el estudiante entienda, aprenda y contextualice, el concepto de discapacidad.

Maribel Carreño termina con una anécdota que recuerda, en lo referente al proceso de educación inclusiva.  “El año pasado, una estudiante nos ayudó a diseñar un cuaderno sobre la diversidad y la inclusión, en donde manifestaba que lo único que los seres humanos tenemos en común, es la diferencia”, dijo.

“Si partimos de ese principio, no habrá desigualdad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba